Déjate sorprender

Siempre tengo presente al Señor; con él a mi derecha, nada me hará caer. Me mostrarás el camino de la vida. Hay gran alegría en tu presencia; hay dicha eterna junto a ti. – Salmos 16:8