Suelta para refrescar

Nacer de nuevo

Nacer de nuevo

—De veras te aseguro que quien no nazca de nuevo no puede ver el reino de Dios —dijo Jesús.
Juan 3:3 NVI

Jesús empezaba a verse cómo un líder un tanto controversial, entre sus mejores amigos estaban los cobradores de impuestos y los pecadores. ¡Ni qué decir de su fama luego del milagro de convertir el agua en vino! Los que tenían cierta reputación no se mostraban con Él. 

Fue así que Nicodemo se acercó de noche para mostrarle su simpatía, pero no se esperaba lo que le diría Jesús. Su vida estaba marcada por el estudio de las Sagradas Escrituras y se encuentra con la buena nueva de que tiene que nacer de nuevo para ver el Reino de Dios.

¿Cómo es eso?, ¿me estás hablando a mí, ¿quién te crees que eres? Todo esto debió haber pensado este sacerdote. A Dios no le importa cuán importante seas, cuántos títulos tengas, cuánto sepas, cuánto dinero tengas, ni cuál sea tu influencia, necesitas NACER DE NUEVO, pero del Espíritu, para poder ver el Reino de Dios. Solo así podrás tener una mirada de FE y una perspectiva nueva y diferente de las cosas. La ciudadanía aquí no se obtiene ni por “sangre” ni por “naturalización”, ni es una herencia familiar, es una decisión personal. 

Para pensar:

¿Quieres nacer de nuevo? ¿En qué cosas consideras que necesitas una mirada de FE para entenderlas y sobrellevarlas?

Oración

¡Espíritu Santo hazme nacer de nuevo para poder ver el Reino de Dios! En el nombre de Jesús, Amén.

Sostén tu dedo sobre la imagen para compartir