Nunca estamos solos

Esta es la oración al Dios de mi vida: que de día el Señor mande su amor, y de noche su canto me acompañe. – Salmos 42:8