El dolor te enseña hasta cuando no queres aprender

El dolor te regala silencio, te da identidad, te muestra quién te cuida, muestra quién te rodea, te recuerda lo importante, acomoda tus intenciones y te recuerda Su Promesa.

El propósito no es lo que Dios hace por mí, sino lo que Dios hace a través de mí.

Gonzalo Mihail